¿Son útiles los condroprotectores para mascotas?

La osteoartritis es el problema de salud más común entre los perros y gatos de cierta edad. El 20% de los perros mayores de un año sufren de trastornos articulares; más del 95% de los casos ocurren en perros mayores de cinco años.

La cojera es la principal causa de consulta veterinaria para los perros con osteoartritis, otros signos comunes del trastorno son la inmovilidad, la negativa a salir a caminar, las dificultades para ponerse de pie, la cojera persistente, la rigidez al despertarse y el dolor crónico. Puede desarrollarse gradualmente o aparecer repentinamente después de un traumatismo menor o ejercicio excesivo.

Destrucción del cartílago

El dolor se debe a la pérdida de espesor y calidad del cartílago articular, que degenera progresivamente hasta desaparecer virtualmente, con una cápsula articular inflamada y reacción ósea (osteofitos).

Los condroprotectores para perros son suplementos dietéticos que promueven la hidratación y nutrición del cartílago articular.

Los condroprotectores están compuestos de glucosamina, ácido hialurónico y sulfato de condroitina.

Condroprotector para perros

Glucosamina aumenta la síntesis de los componentes de la matriz por los condrocitos. La acción sinérgica del sulfato de condroitina y la glucosamina aumenta el efecto de este condroprotector.

El ácido hialurónico contribuye al correcto mantenimiento del líquido sinovial, esencial para recuperar la movilidad articular.

El sulfato condroitín es uno de los principales componentes del cartílago, junto con el proteoglicano, le confiere propiedades mecánicas y elásticas, contribuyendo a la correcta hidratación del cartílago.

La vitamina E actúa para prevenir la aparición de trastornos osteocondrales y limita la formación de radicales libres asociados a la artropatía.

Los condroprotectores son un producto que se encuentra naturalmente en el cuerpo y como tal no producen efectos adversos. No es un medicamento y, por lo tanto, no requiere receta médica y no se vende necesariamente en farmacias. A diferencia de otras terapias, puede administrarse durante períodos prolongados de tiempo sin dañar el organismo.

Puede administrarse a razas de perros con una alta incidencia de displasia de cadera durante el crecimiento, así como a perros mayores que ya presentan problemas.

En perros en fase de crecimiento, la administración puede comenzar alrededor de los 3 meses de edad hasta el final del período de crecimiento (entre los 8 y 10 meses de edad, según la raza).

Existen varios condroprotectores en el mercado; en Ortocanis hemos seleccionado los mejores condroprotectores, teniendo en cuenta principalmente la calidad y eficacia de los ingredientes activos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *